6 de junio de 2011

Generemos conciencia de la importancia del lenguaje visual. Profa. Lucía Levrero


La imagen no sustituye a la palabra, así como la palabra no sustituye al número, y viceversa. Son tres sistemas de representación diferentes.
Las formas de representación son dispositivos que los seres humanos utilizan para hacer públicas las concepciones que tienen privadas. Son los vehículos por los cuales las concepciones—que son visuales, auditivas, kinestésicas, olfativas, gustativas y tactiles—reciben carácter público. Este carácter público puede adoptar la forma de palabras, cuadros, obras musicales, matemática, danza, etc. (Eisner, 1994)
La enseñanza de las distintas asignaturas, se realiza básicamente con la lectoescritura ya que se utiliza este lenguaje para adquirir conocimiento en todas las áreas. El sistema de representación alfanumérico, tiene su propio espacio de abordaje, con una importante carga horaria en la currícula, esto es fundamental para el desarrollo de ese sistema de representación, y las aplicaciones que con éste se realizan en tantas otras áreas del conocimiento.
No suele suceder así con el lenguaje visual. Se utilizan imágenes como recursos didácticos, pero se utiliza poco la imagen como lenguaje, con las necesidades propias de un lenguaje, un sistema de representación que se debe desarrollar para su total comprensión y manejo de él. En el Uruguay ese espacio queda restringido a la asignatura Educación Visual y Plástica (Ciclo Básico), y a Comunicación Visual (Bachillerato). El docente trabaja en el desarrollo de todo lo que hace a la comprensión del lenguaje visual, la producción de imágenes, ya sean mensajes visuales, producciones artísticas o desarrollo del lenguaje técnico. Luego, existe un quiebre, una interrupción en la incorporación de esta forma de comunicación, lenguaje, en el resto de las áreas de apropiación del conocimiento.
Así como en la Asignatura Español se trabaja con los alumnos las herramientas necesarias para la utilización adecuada del lenguaje oral y escrito, en Comunicación Visual, se pretende dar al alumno las herramientas básicas para la utilización adecuada del lenguaje visual. La dificultad se centra en que luego, se comprende poco la necesidad de que los alumnos manejen el lenguaje visual adecuadamente para complementar la comprensión de los temas de aprendizaje en otras asignaturas, cuando sí es evidente la necesidad y exigencia de un correcto manejo de la lectoescritura, ya que se considera indispensable para la comprensión de los distintos temas a desarrollar.
…”Toda forma de representación niega ciertos aspectos del mundo. (Ninguna forma de representación por sí sola revela todo lo experimentable, por eso la representación, como la precepción, es selectiva). Así como la percepción debe ser selectiva para hacer foco, también debe ser selectivo el contenido que una forma de representación contenga. No se puede decir todo a través de todo”. (Eisner, 1994)
Todos los lenguajes, tienen una sintaxis, una lógica. A diferencia de la aritmética y la ortografía que tienen “reglas” bien definidas, en la producción de imágenes, las reglas no tienen un carácter prescriptivo, y no se aplican, como en ortografía y aritmética, para encontrar soluciones uniformes para tareas o problemas comunes. De ahí se desprende la dificultad de trabajar con la producción e interpretación de mensajes
visuales para aquellas personas que no han sido preparadas en la visualidad. Es más complejo aún ya que muchas de ellas por desconocer estos aspectos, no ven la importancia de la imagen como otro lenguaje al que hay que atender tanto como el de la lectoescritura y el alfanumérico para la alfabetización real de los seres humanos.
“… en el proceso de la cognición y la comunicación, pensar y usar un lenguaje son elementos inseparables de un todo único.” (Schaff, 1973)
Esta afirmación es válida para todos los lenguajes, incluido el lenguaje visual.
La sociedad uruguaya ha generado una concepción de lo que es la Comunicación Visual, basada en la historia de la enseñanza de la asignatura “Dibujo” en nuestro sistema educativo. La inclusión de la asignatura Dibujo en la currícula de nuestra educación media, se desprende de un modelo que acompañó la idea de la necesidad de un adiestramiento instrumental en el área del dibujo técnico, del dibujo de observación de objetos, de la naturaleza o volúmenes geométricos, y el desarrollo básico de diseños decorativos. Estos temas estaban fuertemente vinculados a necesidades propias de las distintas carreras universitarias que requerían de estas competencias, o de la necesidad de mano de obra preparada para la inserción en la industria de elementos manufacturados. Esta situación lleva varias décadas de cambios profundos en el objeto de estudio de la asignatura, y en el área de Formación Docente, ya desde el año 1986 se trabajan todos los aspectos que hacen a la comprensión de la visualidad no como un adiestramiento en competencias instrumentales sino como sistemas de representación que involucran otra manera de comunicar, por esto la asignatura se llama Comunicación Visual. El Dibujo pasa a comprenderse como una herramienta más en la diversidad de medios de expresión. Pero las expresiones visuales tienen un espectro mucho más amplio y se profundiza en todos los medios.
Generemos conciencia de la importancia de la alfabetidad visual como coparticipadora de la alfabetización de nuestros alumnos en el sentido real que la palabra alfabetización tiene. Busquemos acuerdos con nuestros colegas de otras áreas del conocimiento para que estén atentos a la calidad estética y técnica, a la pertinencia del uso de producciones visuales por parte de nuestros alumnos, en el desarrollo de sus competencias. Insistamos en que el desarrollo del lenguaje visual no se circunscribe solo al ámbito de la asignatura Educación Visual y Plástica, o Comunicación Visual. Y no olvidemos el papel que juegan las artes como vehículo necesario en el desarrollo de la capacidad creadora y emancipadora del individuo, equilibrio indispensable del ser.
“El problema de la comprensión se ha vuelto crucial para los humanos. Y por esta razón debe ser una de las finalidades de la educación para el futuro. Recordemos que ninguna técnica de comunicación, del teléfono a Internet, aporta por sí misma la comprensión. La comprensión no puede digitarse. Educar para comprender las matemáticas o cualquier disciplina es una cosa, educar para la comprensión humana es otra; ahí se encuentra justamente la misión espiritual de la educación: enseñar la comprensión entre las personas como condición y garantía de la solidaridad intelectual y moral de la humanidad.” Edgard Morín